En esta ocasión el grupo FPN nos decidimos a bajar de las montañas y visitar el centro de la provincia, recorriendo la parte más monumental y conocida de esta. El itinerario nos llevó por parte de los recorridos del Camino Lebaniego y de Santiago en algunas de sus ciudades más conocidas.

La ruta que realizamos es esta

Las primeras horas del amanecer las fotografiamos desde la esclusa de Calahorra de Ribas, construida con unos rebosaderos laterales redondeados que cuando cae agua por ellos forma una estampa muy bonita que le hace ser una de las esclusas del Canal de Castilla más fotografiadas. En su entorno aún se mantiene a duras penas en pié un edificio que se utilizaba para generar electricidad con la fuerza de la caída del canal, el motor se conserva en el interior aunque muy deteriorado y el recorrido que hacía el agua para mover este motor sigue haciéndose.

Sala capitular del monasterio de Santa Cruz de la Zarza en Ribas de Campos

La siguiente parada la hicimos en el monasterio de Santa Cruz de la Zarza en Ribas de Campos, que fue una maravilla en su época, con un claustro ya desaparecido pero su interior sigue guardando muy gratas sorpresas sobre todo en una sala capitular que es una verdadera maravilla. Afortunadamente ya se están llevando tareas de restauración en este monasterio ya que ha pasado a manos del obispado porque era privado y las condiciones de mantenimiento eran nulas, en su interior había una exposición de fotografía y esperemos que las labores de restauración sigan prosperando.

La ermita de Nuestra Señora de las Fuentes de Amusco fue la siguiente parada, aunque somos fotógrafos, y unas ruinas cercanas nos entretuvo más tiempo fotografiando que dicha ermita, pero una ligera lluvia en seguida nos hizo buscar cobijo en un bar delante de un pincho de tortilla y un café. Estos son unos momentos muy gratos en estos grupos, aprovechamos para ponernos al día en lo personal, atamos flecos de los proyectos de la asociación FPN y siempre hay alguien que tiene algo nuevo que enseñar, una cámara, un objetivo, un flash…

Con energías renovadas continuamos ruta hacia Frómista por la que también pasa el Canal de Castilla y tiene varios grupos de esclusas, el más llamativo es el grupo de esclusas cuádruples que también son de las más fotografiadas de este canal, cuenta con un centro de interpretación del canal y hablan de que se va a dotar de un barco fluvial recreativo para hacer pequeños tramos del canal navegando. En esta ciudad es imposible no dirigir la mirada a la joya del románico de San Martín, iglesia muy nombrada siempre que se habla del románico en general y del Palentino en particular.

Tras la comida y su posterior tertulia la última parada fue Carrión de los Condes. Visitamos el claustro de San Zoilo, una maravilla cargada de esculturas en la que jugar con todo tipo de objetivos para buscar una mirada diferente para dar un toque personal a un lugar tan fotografiado.

Claustro de San Zoilo en Carrión de los Condes

Para las últimas luces del día primero visitamos un antiguo muro de contención contra los desbordes del río que todo el mundo conoce como la “calzada de piedra” y luego nos dirigimos al punto más elevado del pueblo en la iglesia de la Virgen de Belén desde la que se contempla una gran extensión de Tierra de Campos y el río Carrión, con la suerte de que es un enclave perfecto para contemplar la puesta de sol, pero el día estaba ya muy desapacible y tras caernos de nuevo una ligera lluvia ya tocó despedirse hasta la próxima.

Texto e imágenes de Fernando del Valle